Cronica: Libros de arte


Venezuela hermosa para llevar

Altares de obsesiones nacionales, taxonomía de lo cotizado o parcelamiento de la nostalgia, la plástica venezolana es una cantera de joyas editoriales que sacan a relucir los sueños de un país.

Autor: Ytaelena López

Sea por su hermoso diseño gráfico, la calidad de impresión o el escaso tiraje que excepcionalmente pasa de los dos mil quinientos ejemplares, los libros dedicados al arte venezolano pueden ser considerados joyas editoriales. Y como tal son buscados por los coleccionistas, artistas y demás personas que componen el circuito de arte latinoamericano, porque ¿cómo informarse sobre lo que está pasando al norte del sur del continente? “El lector de esta clase de libros está asegurado entre los coleccionistas e interesados en la obra del artista” asegura en charla informal Vladimir Mujica a propósito de Gego, editado por la Fundación Cisneros.
Y no se trata de comprar una revista especializada como Art Nexus o Arte al Dìa para dejar de ser neófito en la materia. No. Se busca ‘poseer’ ese artista, ese tinglado de obras, el todo. El momento cultural plasmado en algo imperecedero.

ESTAN TODOS LOS QUE SON
Debemos admitir que el concepto de libro de arte que utilizamos en esta reseña es ‘laxo’, para así incluir todo el maravilloso -no obstante limitado- trabajo que se hace sobre el tema.
Son los museos y las galerías los principales compiladores del trabajo artísticos hecho en Venezuela. Todas estas instituciones poseen (o deberían poseer) un departamento editorial dedicado a dejar constancia del material mostrado en sus espacios, como a su vez algunas empresas están abocadas a apoyar a la cultura, como se lee en algunos folletos que entregan de cuando en vez.
De este conveniente concubinato -o join venture- con la empresa privada, nacen proyectos de la talla de los catálogos del Salòn Pirelli, la Fundación Mendoza y el monumental volumen Escultura en Venezuela 1960-2002.
Este último tomo fue presentado en la FIA del año 2003 y distribuido exclusivamente a los clientes Gold del banco Citibank. Juan Carlos Palenzuela, curador y crítico respetado en el medio local, se dio a la tarea de elevar al altar de los fetiches culturales a varios de los artistas más importantes en un intento de hacer una historia de la escultura en Venezuela.
“Encontramos en cada página el análisis del detalle y la comunicación del hecho artístico, en un juego entre las fotografías y un texto que entrelaza las nociones tradicionales de talla y moldeado, los planteamientos contemporáneos de la espiritualidad, y la visión creativa del mundo y del universo en obras originadas a partir de conceptos figurativos, geométricos y cinéticos; esculturas que juegan con el movimiento, el volumen, el espacio, la materialidad o la ausencia de ella.” (p.6)
En cada hoja glasé con fotos a color y en blanco/negro se encuentran casi todos los invitados a la fiesta tridimensional del arte, desde las tallas de Harry Abend expuestas en el Museo de Bellas Artes en 1962, hasta las muñecas de Mariana Monteagudo expuestas en la Sala Mendoza en el 2001. Un libro para ver –y mostrar- una y otra vez.
Otro proyecto ambicioso es el libro conmemorativo La Sala Mendoza 1956-2001, 45 años de historia del arte contemporáneo en Venezuela, hecho con el apoyo de CANTV. La institución fundada por Luisa Rodríguez de Mendoza se ha tomado muy en serio el proyectar el trabajo de los venezolanos dentro y fuera de nuestro territorio, ratificando así la figura del mecenas dentro de la cultura Latinoamérica. Al tomarse el privilegio de determinar who is who local, la Sala Mendoza se convierte en la mejor catapulta para cualquier artista joven que quiera consolidar su carrera y orbitar hacia los centros del poder como New York o París. Por lo menos así se deduce al leer los exhaustivos textos escritos por Juan Calzadilla y Ruth Auerbach en un intento por cubrir el ‘Panorama de la escena artística en Venezuela: 1950-200’ en 50 páginas acompañadas de la inefable fotografía -en blanco y negro de Paolo Gasparini. Las editoras Cecilia Fajardo-Hill y Aixa Sánchez no dejaron de invitar a casi nadie en esta elegante fiesta plástica: José Antonio Abreu, Lourdes Blanco, Alejo Carpentier, Ariel Jiménez, Margot Römer y Axel Stein. Repite aquí Juan Carlos Palenzuela haciendo la cronología de este trabajo, que “se plantea como una memoria y reflexión crítica en manos de los propios directores de la institución.” (p.15).
Pero las palabras no deberían desviarlo del gozo estético de un logrado diseño, que agrupa con acierto y donaire obras de la talla de Los Disidentes, José Antonio Hernandez-Diéz, Milton Becerra, Samy Cucher, Alexander Apóstol y Diana López. Todos conviven en sana paz, mirando con ojos criollos a través de la ventana de la creación. Así que tome nota y salga corriendo a una buena librería a comprar uno de los dos mil ejemplares, es una inversión –y un regalo.

COLOFÓN
Al final, un buen libro puede ser el sustituto maravilloso de una obra de arte, para quién no pueda poseerla. O su preámbulo y complemento, para quién sí. Eso podría afirmarse esbozando una sonrisa sardónica. Pero se trata de algo más, como en todo. La maestría de estos trabajos le permite al público internacional poseer la instantánea de un país donde lo mejor no solo es patrimonio de la naturaleza, sino de los hombres.
El alcance de estos libros trasciende el afán del conocedor del tema y toca incluso a la gente común con la suficiente sensibilidad para disfrutar de las riquezas culturales que brindan megalópolis latinoamericanas como Caracas, en este caso, donde aún conviven fausto y miseria enlazados con gran ingenio, como puede demostrarlo la obra de Javier Tellez, ‘Los excluidos’.

ANEXO 1

EL ETERNO RETORNO DE LA DORADA MODERNIDAD

– GEGO. Obra Completa (1955-1990).
Publicación realizada en cooperación en el Museo de Bellas Artes (MBA) de Caracas y la Fundación Gego. El diseño del libro –a cargo de Avaro Sotillo- es tan vanguardista como las Reticuláreas y los Dibujos sin Papel de la misma Gertrud Goldschmitdt. Pero el mayor atractivo se encuentra en su trascendencia, alimentada del aporte de los más destacados investigadores en materia de artes visuales que hay dentro y fuera de Venezuela.
Con prólogo de María Elena Ramos (ex directora del MBA), introducción de Glenn Lowry (director del MoMA o Museo de Arte Moderno de New York) y ensayos de Iris Peruga, Josefina Nuñez, Luis Enrique Pérez Oramas, Monica Amor, Ruth Auerbach y Guadalupe Montenegro, el volumen es un estímulo al pensamiento y a la independencia de criterios estéticos.

– HACEDORES DE PAÍS. Mundo e imagen del artesano venezolano cntemporáneo. Sudán A. Macció.
Quienes consideraban el trabajo de los artesanos de los pueblos de Quibor y Guadalupe en el estado Lara un objeto de colección, se van a quedar embelezados con este volumen, que ya va por su segunda edición, gracias al patrocinio de Cantv. Aquí el centro de reflexión es el artesano, quién ve plasmada su obras, sus emociones, su contexto cultural y sus raíces histórica en algo más que un libro. Es un proyecto que intenta “convertir a los artesanos en hacedores de riquezas y no solo actores eternos de pobreza” a través de asesorías en los procesos de producción, explicó su autor. La propuesta estuvo en el Forum Barcelona 2004 y participará en la Bienal de Diseño de Saint Etienne de este año. No es para menos, ya que la madera impregna de emotividad las imágenes, las palabras (testimoniales) y el diseño orgánico veteado en marrón.

ANEXO 2

SALON PIRELLI: EL VALOR DE UN CATALOGO

En esta escalada plástica, los catálogos que recogen las propuestas estéticas derivadas del Salón Pirelli son ineludibles. Durante la última década, la imagen del Museo de Arte Contemporáneo Sofía Imbert ha estado indisolublemente asociada a estos volúmenes, que ya van por su sexta edición. Así lo acotó Clara de San Martín, directora de publicaciones de esta institución, quién reconoce a esta colección como una de las más vendida entre la gente joven, que comparten los intereses de los artistas que exponen allí. El valor referencial de este evento –a cargo de los curadores Luis Ángel Duque y María Luz Cárdenas- se puede constatar al poseer todos los volúmenes, donde se observa la consolidación de una generación caracterizada por la emergencia formalizada, la ruptura entre el arte y la autoría, y el cuestionamiento de los patrones sociales; tal como señaló Ruth Auerbach en su análisis dentro del libro sobre la Sala Mendoza. De cualquier manera es divertido ver los rostros de los realizadores posando enfrentados a su trabajo como en un prontuario del futuro, con una condena de éxitos a las puertas.

RECUADRO 3

DONDE QUEDA LA CANTERA
– Sala Mendoza. Teléfono 058- 212- 5717120. Email: salamend@telcel.net.ve
– Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Sofía Imber. Teléfono: 058-212-5738289. Email: musac@sa.ommes.et. Página web: http://www.maccsi.org.ve
– Departamento de publicaciones de la Colección Cisneros. Teléfono: 058 -212- 7089723. Email: kkoch@cisneros.com. Página web: http://www.coleccioncisneros.org
– Artesano Group. Página web: http://www.artesanogroup.com

Advertisements

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s