EEUU mira a Venezuela bajo los lentes del petróleo


–..–
ADVERTENCIA: Muchas cosas han pasado desde noviembre del 2005, momeno en el cuál fue escrito el artículo. El presidente norteamericano George W. Bush reconoció su dependencia al petróleo en los discursos a la nación e incluso se discutió -infructuosamente- en el Congreso norteamericano el proyecto de hacer exploraciones de este mineral en la Antártida. Por su parte, los sectores más conservadores de los EEUU se han organizado en un boicot contra la petrolera CITGO, a la cuál acusan de financiar a un ‘enemigo declarado” de su nación, Hugo Chávez Frías.
–..–

Posición de los EEUU ante la política energética de Hugo Chávez (II)

El ciudadano común americano –aquel que vota y paga impuestos- tiene miedo al deterioro de su calidad de vida como consecuencia del aumento del combustible y la poca capacidad de refinación. Hambriento de energía, ha puesto sus ojos en Venezuela, donde el petróleo está condicionado por el verbo polémico de su presidente Hugo Chávez.

Autor: Ytaelena López

Los huracanes le dieron duro a los Estados Unidos al exponer al mundo que la debilidad del Coloso era su apetito por el petróleo. Para entender la gravedad con la cual el Estado percibe el problema energético a raíz del impacto del huracán, basta saber que hasta el Secretario de Energía Samuel W. Bodman informó que el presidente George W. Bush estaba considerando usar las Reservas Estratégicas de Petróleo “si era necesario”, según informó en una nota escueta el Wall Street Journal el 30 de agosto.
¿Y para qué tanto petróleo? Para las refinerías. Solamente para poner a funcionar a Lake Charles, la refinería que Citgo (filial de Petróleos de Venezuela) tiene en Luisiana, se necesitaron 500 mil barriles de las reservas federales. Si las refinerías no funcionan, no hay petróleo para las bombas de gasolina.
Apenas el 31 de octubre volvió a funcionar la refinería que operan en conjunto Exxon Mobil Corp. y Petróleos de Venezuela en Chalmette (Louisiana), después de estar dos meses y un día inhabilitadas a consecuencia de las inundaciones causadas por el huracán Katrina, informó el Departamento de Energía de los Estados Unidos. Fueron 190 mil barriles diarios que dejaron de entrar al mercado durante ese periodo crítico.
La refinación se ha convertido en un asunto de seguridad nacional, dado que los Estados Unidos no tiene suficiente capacidad para satisfacer la demanda doméstica de gasolina, y por razones financieras (y ecológicas) tampoco ha construido una refinería desde 1976.
Por tal razón, las compañías extranjeras poseen el 28 por ciento de la capacidad de refinación, y cerca del 14 por ciento del crudo americano es producido por capital foráneo, según informaciones que el Departamento de Energía suministró al NYT (01/07/05)
Otro factor que ha afectado la capacidad energética de los EEUU es la recensión de los contratos petroleros anunciada por el presidente Hugo Chávez para diciembre de este año. Esto podría dejar sin financiamiento los proyectos de expansión de esta industria venezolana, los cuales son necesarios dado la expansión de la cuota de producción diaria acordada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

Sin embargo, compañías como la europea Total y la texana ConocoPhillips estaban dispuestas a aceptar las duras condiciones de darle el control de la directiva de la concesión a PDVSA (Petróleos de Venezuela) o pagar un 30 por ciento de royalty, muy por encima del 16,67 por ciento acordado actualmente, informó Bloomberg News (08/10/05).
El autor de la nota, Peter Wilson, acota que de por sí ConocoPhillips posee el 50.1 por ciento de los activos de Petrozuata. El presidente de PDVSA Rafael Ramírez anunció que no se otorgarán licencias en al menos dos años y medio, hasta que las reservas de crudo pesado sean certificadas. Por eso la posibilidad de participar en el millonario proyecto de SINCOR II, con un costo de $5 billones, es tan tentadora para estas multinacionales.
¿Y por fin los americanos podrán tener gasolina? Seguramente, aunque el precio lo determinará de la política de la Casa Blanca, ahora obligado a prestarle atención a un pequeño país en el Norte de Sudamérica gobernado por un presidente socialista que tiene en sus manos algo que los americanos quieren… energía. “Desafortunadamente para los intereses de EEUU y los venezolanos, Chávez ha dado poca indicación de que él valora la razón”. (18/02/05, The Houston Chronicle, B-10)

EDITORIALES QUE SE IMPONEN

A pesar de lo que pueda pensar sus opositores o la Casa Blanca, Hugo Chávez goza -entre algunos- de una popularidad en crescendo gracias a la liquidez brindada por los precios del petróleo. El Houston Chronicle, diario de la ciudad donde se encuentra la subsidiaria de PDVSA, habla del mandatario venezolano como el “campeón de los pobres” en sus News in 90 seconds durante su edición del 05 de octubre, y luego vuelve a referirse en primera página a los ‘sin precedentes niveles de apoyo (que tiene Hugo Chávez) entre sus gobernados’ (05/10/05). Esa sostenida política editorial, empeñada a ratos en resaltar la popularidad del presidente venezolanos entre los pobres a despecho de Washington, es más virulenta y constante que la promovida por la del New York Times contra Chávez, por la simple razón que Citgo Petroleum se encuentra ubicado en esta capital, generando 4700 puestos de trabajo (con el dinero e identidad cultural que eso representa).
Parece que los “billones de petro-dólares” que el presidente invierte en planes de salud, educación y nutrición alrededor del mundo –a despecho de la sustentabilidad a largo plazo de esta estrategia, han hecho eco en algunos medios americanos, a pesar de todo.
Quizás la amenaza de Hugo Chávez que más ruido hizo recientemente dentro de los medios de comunicación americanos, inclusive algunos como el Pittsburg Post-Gazette de Pennsylvania, fue: “si nos invaden, olvídense del petróleo”. En otras palabras, jugó con el reciente miedo de los americanos de ver los precios de la gasolina por las nubes, y aunque sus palabras son “infundadas” a juicio del vocero de la Casa Blanca Sean McCormack, siguen flotando en el aire.
No todos los medios se tomaron el augurio con la misma solemnidad. Es el caso del The New York Times (11/10/05), que abordó el asunto desde el punto de vista de la credibilidad de quien las dice, devolviendo la pelota con ironía. Y el humor negro del NYT continua en otra cita (30/10/05) donde resume el papel que juega el combustible proporcionado por Chávez en el boom económico de China con una sola frase: “Burp. Thanks for your oil, Venezuela.”
La cercanía entre China y Venezuela es otro tema que preocupa a los medios norteamericanos, ya que sienten al Coloso Asiático como un competidor que puede dañar a su economía al robarle a sus proveedores tradicionales de petróleo, por ejemplo. El Sun Sentinel habla de China como la economía de mayor crecimiento, y a continuación nombra los 80 mil barriles diarios de petróleo que está exportando Venezuela a Beijing.
Hay una conciencia del uso geopolítico que hace Chávez del petróleo, y es en base a esa amenaza sobre la que la mayoría de los medios de comunicación americanos estructuran su política editorial. El cuestionamiento de la credibilidad del personaje hecho a través de las citas de unas descontextualizadas declaraciones pasa a tomar un tono de preocupación. Incluso la previsión de citar la intervención que hizo del Reverendo Pat Robertson durante la transmisión de ‘Late Edition’ en CNN (09/10/05) -donde acusa al exmilitar venezolano de mandarle más de un millón de dólares a Osama bin Laden- para luego apoyarla hablando sobre las intenciones ‘nucleares’ de Chávez, ronda entre la burla y la advertencia.
Incluso algunos, como la periodista Gwynner Dyer en el The New Zealand Herald, intentan especular con las acciones de Hugo Chávez para sacar en claro que “todo es parte de una larga guerra de propagandas entre Washington y Caracas” (20/09/05, párrafo 1), tal como afirmó al respecto en un artículo titulado La Sangre de Chávez para los pobres (traducción al español).
En este texto, el millón de dólares donado por Citgo a las víctimas de Katrina, aunado a la promesa de dar petróleo a las comunidades afro americanas pobres de USA antes de la llegada de invierno, fueron –a los ojos de Dyer- la oportunidad de Chávez para mostrar que las miserias del Tercer Mundo coexiste con la opulencia del Desarrollo en los EEUU. Ergo, eso quiere decir más pobres que convertirán a Chávez en su héroe social, a despecho del mandatario norteamericano George Bush.
Lo único que puede hacer Washington ante el éxito de esta estrategia propagandística es morderse la lengua, mucho más después de las acusaciones del Rev. Pat Robertson, percibidas por los medios como un verdadero desastre. Los daños que recibieron las refinerías en la Costa Central del Golfo de México hace aún más difícil para los EEUU prescindir del vínculo energético con Venezuela, dado que Citgo posee 8 refinerías y 14 mil bombas de gasolina en el territorio americano.
“El mensaje es siempre acerca de la solidaridad con el pobre contra el rico, tanto doméstica como internacionalmente”, dice Dyer. Otros, como Paul Blustein en el Washington Post, perciben la movida como “una de los más coloridos usos del petróleo como herramienta política de Chávez, un peleón y populista que se ha vendido a si mismo como el líder latinoamericano de la crítica contra las políticas exteriores y el capitalismo americano” (08/08/05)
¿Pero que trata realmente de decir Chávez con sus ofertas de gasolina para los pobres y sus críticas acérrimas a George Bush? Según un analista energético venezolano entrevistado por el Washington Post, “el está diciendo, ‘a nosotros no nos gusta tu gobierno, pero nos gusta tu gente’”. (08/08/05)
A pesar de todo, las estrategias mediáticas-diplomáticas del Presidente Chávez para ganarse a la opinión pública americana no pueden superar los intereses locales.
En Chicago, por ejemplo, Venezuela es ahora más conocida por la hazaña de Ozzy Guillén de llevar a los Medias Blancas a la Serie Mundial de Béisbol, que por el petróleo barato ofrecido por el presidente Chávez, como lo reseña de manera desafectada la edición norteamericana del británico Financial Times.
“El presidente venezolano Hugo Chávez puede haber ofrecido a los EEUU el petróleo barato este año, pero para por lo menos una mitad de Chicago es el regalo de la vida que puede calmar hostilidades diplomáticas en curso con su vecino meridional.” (Épocas Financieras, 28/10/05)
En Louisiana la opinión pública esta sacudida entre las necesidades de una nación hambrienta de petróleo y un estado celoso de su medio ambiente. Chalmette Refining LLC ha violado más de 2 mil 600 veces el ‘federal Clean Air Act’ desde 1999, según informó el diario de New Orleáns The Times Picayune (20/10/05)

La orden de la jueza Sarah Vance obliga a la refinería de Petróleos de Venezuela invertir $83 millones o cerrar algunos tanques, pero hay que estar pendiente del desenlace de este cuento, ya que el Congreso Americano está considerando relajar el ‘Clean Air Act’ para estimular las refinerías y de esta manera bajar los precios de la gasolina.

MINORIAS QUE PROTESTAN

Por otra parte hay que considerar a las minorías étnicas, que cada día adquieren más peso en la opinión pública nacional.
El Indian Coutry, en un artículo titulado ‘Señales desde el Sur para la política de los Estados Unidos’, alude al impacto de las remesas petroleras dentro de las clases norteameicanas más bajas.
“Las iniciativas venezolanas descubre las potencialidades de las riquezas del petróleo para crear el cambio social necesario para reconducir la miseria de las masas latinoamericanas… Ellos han proveído esperanza para el pobre, incluso como una forma de hacer maravillas en quienes hacen la política de los EEUU…” (21/09/05)
El Ámsterdam News de New York, periódico dirigido para las minorías afroamericanas, fue ganado por el componente étnico que Chávez sacó a relucir en su discurso de inauguración de los programas sociales en el Bronx.
“Martin Luther King vive en nosotros: el está aquí en alguna parte de nosotros hoy. Él habla sobre romper el silencio, y eso es lo que estamos haciendo hoy en Venezuela” (22/08/05)
Por supuesto, la frecuencia informativa sobre un tema es influida también por el factor demográfico. En Miami, donde se encuentra la mayor inmigración venezolana del país, además de ser la ciudad de enlace con Latinoamérica por excelencia, salen más noticias de Hugo Chávez y Venezuela, que son por lo general enfocadas con el mismo lente con el cuál enfocan todo lo relacionado con Fidel Castro: el rechazo.
Columnistas como Andrés Oppenhaimer son dolorosamente incisivos, e incluso trágicamente burlones, cuando se refieren a Venezuela. Y cuando lo hace se sustenta en datos y un conocimiento exhautivo del territorio –dado los puentes establecidos con esta ciudad al Sur de la Florida.
“Yo noto que Chávez, quién se describe como campeón de los pobres, ha tenido una gestión que ha incrementado la pobreza a pesar de tener el mayor incremento de las exportaciones de petróleo en su historia moderna. El petróleo, cuyas ‘cuentas’ representan casi el 80 por ciento de las exportaciones, ha crecido de $9 por barril cuando Chávez tomó el poder a más de $60 por barril hoy” (27/10/05)
El Nuevo Herald es el diario que –junto con el Houston Chronicle- publica más noticias sobre el tema. Son tantas, que se dan el lujo de prescindir de marcos porque se supone que su lector –que habla español- los conoce.
Entonces lo que no parece noticia en otro contexto, lo fue acá, como por ejemplo que “a pesar de la retórica antiamericana de Chávez, las exportaciones de petróleo a Estados Unidos han aumentado” de 1,18 millones de barriles diarios a 1,28 en el 2004, según informaciones conseguidas por El Nuevo Herald del Departamento de Energía. Este hecho es un eslabón de una cadena de improperios diplomáticos entre la Casa Blanca y Caracas, como se puede deducir del comentario: “El turno para que Washington muestre los dientes está señalado…” (28/08/05)

BIBLIOGRAFIA

Yardley, J. (2005), China’s Next Big Boom Could Be the Foul Air. The New York Times 10- 30. Retrieved October 30, 2005 from Lexis Nexis.
Otis, J. (2005), HERO OR VILLAIN? ‘Missions’ resemble Cuban social welfare campaigns. The Houston Chronicle A-1. Retrieved October 05, 2005 from Lexis Nexis.
Torres, M. (2005) Refinery faces clean-air charges; Chalmette facility is cited 2,600 times. The Times- Picayune (New Orleans), N-9. Retrieved October 20, 2005 from Lexis Nexis.
(2005), Money Briefs. The Times-Picayune (New Orleans). Retrieved November 02, 2005 from Lexis Nexis
(2005), Cursebreakers OBSERVER. The Financial Times (London, England) USA Edition pg.12. Retrieved October 28, 2005 from Lexis Nexis.
(2005), Cursebreakers OBSERVER. The Financial Times (London, England) USA Edition pg.12. Retrieved October 28, 2005 from Lexis Nexis.
(2005), AILING SADDAM; AIDE TO TESTIFY. Pittsburgh Post- Gazette (Pennsylvania) A-12. Retrieved October 21, 2005 from Lexis Nexis.
Wilson, P. (2005), Projects off as Venezuela change rules. The Houston Chronicle, Business-2. Retrieved October 08, 2005 from Lexis Nexis.
(2005), News in 90 seconds. The Houston Chronicle, A-2. Retrieved October 05, 2005 from Lexis Nexis.
Dyer, G. (2005), Chávez blow for the poor. The New Zealand Herald, News-Word. Retrieved September 20, 2005 from Lexis Nexis.
Blustein, P. (2005), To Send U.S. Extra Gas Shipments; Millions –Barrel Pledge Both Helpful and Political. The Washington Post, Financial D06. Retrieved September 8, 2005 from Lexis Nexis.
Russell; Bahre, B and Herrick, T. (2005), HURRICANE KATRINA’S TOLL: White House may tap oil reserves. Wall Street Journal, A-2 col 1. Retrieved August 30, 2005 from Lexis Nexis.
(2005), Our Chavez problem; Venezuelan strongman’s erratic pronouncements and enmity toward Bush unsettle Houston interests. The Houston Chronicle, B-10. February 18, 2005 from Lexis Nexis.
Barrionuevo, A. (2005), Foreing Suitors Nothing New in U.S. The New York Times, C-1 Col 2. Retrieved July 01, 2005 from Lexis Nexis.
Editorial (2005), Signals from the South for U.S. policy. The Indian Country, A-2. Retrieved September 21, 2005 from Ethnic Newswatch.
Carrillo, K. (2005), Venezuela’s Chavez wants to aid US communities. Amsterdam News, p. 2. Retrieved September 22, 2005 from Ethnic Newswatch.
Reves, G. (2005), Entre Cuba y EEUU Venezuela se juega el futuro. El Nuevo Herald, 23A. Retrieved August 28, 2005 from Ethnic Newswatch.
Bloomberg News (2005), GLOBAL BUSINESS. The Sun Sentinel, 3D. Retrieved November 02, 2005 from News Banks.
Oppenheimer, A. (2005), A MIRACLE! VENEZUELA’S POVERTY HAS SUDDENLY FALLEN. The Miami Herald, 9A. Retrieved october 27, 2005 from News Banks.

Advertisements

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s